La comunicación íntima | Georges Bataille

La comunicación íntima | Georges Bataille

La comunicación íntima no utiliza las formas exteriores al lenguaje, sino fulgores solapados análogos a la risa (los trances eróticos, la angustia sacrificial, la evocación poética)

Georges Bataille

[Billom (Departamento de Puy-de-Dôme, Francia), 10 de septiembre de 1897 – París (Departamento de París, Francia), 9 de julio de 1962]

Bibliotecario, novelista, poeta, antropólogo, filósofo y dibujante

La comunicación íntima | Georges Bataille

También conocido con los seudónimos de Pierre Angélique, Lord Auch y Louis Trent, Georges Bataille es autor de numerosas obras polémicas y con un claro carácter provocador. Y abarcan numerosos temas y géneros: el misticismo de la economía, poesía, filosofía, las artes, el erotismo… Además algunas de sus publicaciones fueron censuradas.

Asimismo, fue en parte ignorado en su época y desdeñado por contemporáneos suyos, como Jean-Paul Sartre, que le definió de forma despectiva como «un nuevo místico».  O como André Breton que le consideraba «un obseso». Sin embargo, tras su muerte, influyó en filósofos postestructuralistas de Francia y también en los nuevos filósofos anglosajones. Así, Michel Foucault le consideraba «uno de los más grandes escritores del siglo». Aunque es anecdótico que el mismo Georges Bataille rechazará el apelativo de filósofo.

Entre los conceptos clave de Georges Bataille se pueden citar los siguientes:

  • el erotismo,
  • las mercancías malditas,
  • el ‘potlatch’ o regalo,
  • la etnología,
  • la verdad,
  • el gasto,
  • el exceso,
  • la soberanía,
  • la negatividad absoluta,
  • lo sagrado,
  • la materia heterogénea,
  • la continuidad / discontinuidad,
  • la transgresión o
  • lo imposible.

En la frase del domingo en Pongamos que Hablo de Madrid | La Revista de Madrid, Georges Bataille afirma en su obra de 1943 ‘Le Coupable’ (‘El culpable’) que «La comunicación íntima no utiliza las formas exteriores al lenguaje, sino fulgores solapados análogos a la risa (los trances eróticos, la angustia sacrificial, la evocación poética)».




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa! | Gracias

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Descubre más desde Pongamos que Hablo de Madrid

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo