Los tíos son unos pardillos | La perla de Carla 2020 | Manuel del Pino | PqHdM

Los tíos son unos pardillos | La Perla de Carla

Carla se dijo a sí misma ‘si es que los tíos son unos pardillos’. Tanto si ligan, como si no se comen una rosca. Yo tengo muchos amigos y lo sé bien.

Por ejemplo, mi amigo Pedro estaba enamoriscado de 2 chicas: una atrevida y la otra modosita. Y al final, por tanto querer abarcar, se quedó sin ninguna.

O mi amigo Carlos. Salió con una chica este sábado y ella le preguntó:

¿Cuántas novias tuviste?
¡Uy! -le respondió Carlos-. Incontables.
¿Tantas fueron? -le dijo la chica.
No -replicó Carlos-. Incontables, por desastroso. Que mejor no contarlo.

Y mi amigo Fernando, que está desesperado por encontrar novia formal. Hace unos días quedó con una chica y ella le comentó:

Tener relaciones sexuales, bueno, pero ser madre y eso, aún no. Soy una niñata.
-le dijo Fernando-, pero te va el rollo, pimpollo.

Aunque eso no fue lo peor. Pidieron unas cervezas en la terraza del bar. Y Fernando arrojó la suya hacia arriba. La chica y él se pusieron perdidos de cerveza y encima el vaso les cayó en la cabeza.

¿Pero qué haces? -exclamó la ‘pibita’.
Es que tras el confinamiento, quería echar una ‘cañita’ al aire -dijo Fernando.

Y ella lo dejó plantado.

Más tarde, Fernando me lo contó en la calle. Y me anunció:

Yo no me preocupo. A esa tía ya le vendrá el karma. Esa será mi venganza.

Aunque, en ese momento, ‘¡pooom!, Fernando se la pegó contra una farola. Vaya golpe se dio.

También está mi tío Hilario, el muy sinvergüenza. Tiene 50 años. Conoció a una mujer de 48 y resulta que la que le gustaba era su hija de 19.

Primero quedaba con ellas por separado. Luego pretendía que durmieran juntos los 3. Y cuando lo mandaron a la playa, se conformaba con que la hija le presentara a sus amigas.

Y es que el poliamor hace mucho daño. Eso de querer tener vínculos sentimentales… y sexuales, con varias personas de tu entorno, sin comprometerte con ninguna.

La última vez que vi a mi tío, me contó:

Qué dolor!, vengo de la clínica dental.
¿De la clínica ‘mental’? -le bromeé-. Si ya lo sabía yo.

Y hablando de tíos pardillos, ese es mi amigo Tomás. El otro día me confesó:

Esto del amor es como el chiste del perrito que daba mil vueltas alrededor de una fuente. Y al final, asfixiado, le dijo a su padre perruno: ‘papá, si esto es follar, yo ya no quiero follar más’.

Los tíos son unos pardillos | La Perla de Carla 2020

En la nueva entrega semanal de ‘La perla de Carla’, ‘Los tíos son unos pardillos’, nuestra protagonista reflexiona sobre las relaciones sentimentales… y sexuales con su fina y mordaz ironía de cada lunes.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para más información).

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: