Miguel de Cervantes o el deseo de vivir | José Manuel Navia | Museo Casa Natal de Cervantes | Alcalá de Henares | ‘La Mancha’

Miguel de Cervantes o el deseo de vivir en Alcalá

Miguel de Cervantes o el deseo de vivir | José Manuel Navia | Museo Casa Natal de Cervantes | Alcalá de Henares | Retablo de Maese Pedro

La exposición temporal Miguel de Cervantes o el deseo de vivir reúne el trabajo fotográfico de José Manuel Navia. Y, en concreto, el personal homenaje que realizó al escritor Miguel de Cervantes. Se puede admirar en el  Museo Casa Natal de Cervantes de Alcalá de Henares hasta el domingo 6 de septiembre.

Así, con sus imágenes, José Manuel Navia recorre de modo subjetivo y evocador los principales lugares ligados al itinerario vital de Miguel de Cervantes. Y conforma una serie fotográfica que hace suyo el territorio cervantino.

Además, la muestra Miguel de Cervantes o el deseo de vivir se acompaña de un programa de mediación cultural para que el público la visite acompañado por una educadora del museo madrileño. Además, este servicio gratuito está dirigido al público en general que acude al museo de forma autónoma. Y, con una duración de 30 minutos, tiene lugar todos los miércoles a las 12:00 y a las 13:30 horas. Así como los viernes a las 12:00, 13:30 y 16:30 horas.

Esta exposición nació auspiciada por Acción Cultural Española y el Instituto Cervantes. Y se expone en la casa cervantina de Alcalá de Henares de la mano de la Comunidad de Madrid.

Miguel de Cervantes o el deseo de vivir en Alcalá de Henares

Miguel de Cervantes o el deseo de vivir | José Manuel Navia | Museo Casa Natal de Cervantes | Alcalá de HenaresPara este trabajo, José Manuel Navia ha fotografiado en los mismos escenarios donde Miguel de Cervantes -tantas veces eclipsado por su propia creación: don Quijote– gastó sus días. Y en los que soñó muchos de sus personajes. Caminos y lugares que abarcan buena parte de la península ibérica y parte del mundo mediterráneo.

Asimismo, el inmortal escritor alcalaíno siempre anduvo atento a las gentes humildes y a las rutas alejadas de los centros de poder. De forma que de Cervantes bien podría decirse lo mismo que él puso en boca de uno de sus personajes, el Licenciado Vidriera: “Yo no soy bueno para palacio, porque tengo vergüenza y no sé lisonjear”. Y de su vitalidad, tan presente también en su obra, dio prueba hasta 3 días antes de morir, cuando dejó escrito: “…y con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir”.

Además, el reto para Navia fue enfrentarse sin reservas a la difícil y apasionante relación que se establece entre imagen y palabra, entre fotografía y literatura. Algo que ha venido marcando de un modo o de otro su trabajo a lo largo de los años. Así como realizarlo desde un punto de vista del todo contemporáneo, como corresponde a la fotografía. Aunque a la vez subjetivo y evocador y siempre atento a la importancia que, como fotógrafo, concede a la idea de huella., Es decir, a buscar esa revelación o “aparición de una cercanía, por lejos que pueda estar lo que la dejó atrás”, en palabras de Walter Benjamin.

Acaso se trataba de echarse al camino a sabiendas de que, como diría Sancho: “más vale buena esperanza que ruin posesión.”




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: