La misión de la Escuela Moderna | Francisco Ferrer Guardia

La misión de la Escuela Moderna | Ferrer i Guàrdia

«La misión de la Escuela Moderna consiste en hacer que los niños y niñas que se le confíen lleguen a ser personas instruidas, verídicas, justas y libres de todo prejuicio. Para ello, sustituirá el estudio dogmático por el razonado de las ciencias naturales. Excitará, desarrollará y dirigirá las aptitudes propias de cada alumno, a fin de que con la totalidad del propio valer individual no sólo sea un miembro útil a la sociedad, sino que, como consecuencia, eleve proporcionalmente el valor de la colectividad. Enseñará los verdaderos deberes sociales, de conformidad con la justa máxima: ‘no hay deberes sin derechos; no hay derechos sin deberes’.»

Francesc Ferrer i Guàrdia

(Alella, Catalunya, España, 10 de enero de 1859 – Barcelona, Catalunya, España, 13 de octubre de 1909)

Pedagogo, anarquista y librepensador

La misión de la Escuela Moderna | Ferrer i Guàrdia

Francisco Ferrer Guardia recogió la tradición moderna iniciada por Jean-Jacques Rousseau en el siglo XVIII, contraria a la autoridad y a la cosmovisión religiosa. Y la adaptó al anarquismo y el librepensamiento que florecía en las ciudades industriales de finales del siglo XIX.

En 1901 inauguró en Barcelona la primera Escuela Moderna. Gracias a una herencia de 1 millón de francos que le legó Ernestina Meunier, una de sus antiguas alumnas. No obstante, su línea libertaria y laica de pedagogía le granjeó la enemistad de los sectores conservadores y católicos. Ya que, como dueños en exclusiva de la educación en España, veían en estos colegios laicos una amenaza a sus intereses, .

Así, la Escuela Moderna de Francesc Ferrer i Guàrdia propugnó una institución de enseñanza mixta en la que se coeducaran ricos y pobres, niñas y niños. Además, la educación impartida debía ser la vía para que se convirtiesen en hombres y mujeres libres, amantes de la verdad y la justicia.

De este modo, se opuso a los castigos, a los exámenes y a los dogmas propios de la enseñanza de le época. Sin embargo, estas innovaciones educativas causaron un profundo malestar entre los sectores más conservadores y religiosos. Tanto que fue acusado y condenado sin pruebas de ser el instigador de la Semana Trágica de Barcelona. Y, declarado culpable por un tribunal militar, fue fusilado en el foso de Santa Amalia de la prisión del castillo de Montjuic. A pesar del movimiento internacional de repulsa contra su procesamiento y contra su condena.

En esta frase, Francisco Ferrer Guardia habla de la misión de la Escuela Moderna en la formación de niños y niñas para convertirlos en personas instruidas y libres.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto. Puedes ver la política de cookies de PQHDM en Política de cookies

Cerrar