La inspiración existe… pero hay que buscarla | Joaquín Rodrigo

La inspiración existe… pero hay que buscarla | Joaquín Rodrigo

«La inspiración es el resultado del esfuerzo, pero a veces llega de golpe, como un chispazo. La inspiración existe, pero no con la frecuencia deseada. Por eso hay que buscarla, perseguirla con tenacidad.»

Joaquín Rodrigo

(Sagunto, Valencia, España, 22 de noviembre de 1901 – Madrid,​ España, 6 de julio de 1999)

Músico y compositor

La inspiración existe | Joaquín Rodrigo

Joaquín Rodrigo Vidré perdió la vista a los 3 años a consecuencia de una epidemia de difteria. Y, según el mismo, esta ceguera le encaminó a su vocación por la música.

A los 8 años comienza sus estudios musicales de solfeo, violín y piano. A partir de los 16, continúa con armonía y composición. Y a los 22 años presenta sus primeras composiciones:

  • ‘Suite para piano’,
  • ‘Dos esbozos’, para violín y piano,
  • y ‘Siciliana’, para violonchelo.

Un año despues. en 1924, compone su primera pieza para orquesta: ‘Juglares’. Y obtiene el Diploma de Honor en un concurso nacional con ‘Cinco piezas infantiles’, otra composición para orquesta.

Además, desde el principio el maestro Rodrigo compone sus obras en alfabeto braile.

En 1927, Joaquín Rodrigo se traslada a París para estudiar durante 5 años en la École Normale de Musique con Paul Dukas. Y, tras la muerte de este, escribe en su memoria la ‘Sonada de adiós’, para piano. Más tarde, continúa sus estudios de musicología en el Conservatorio de Paris y en la Sorbona. Asimismo, trabaja en Alemania, Austria y Suiza antes de regresar a España en 1939, para instalarse de forma definitiva en Madrid.

Y, en 1940, se presenta en Barcelona el ‘Concierto de Aranjuez’, para guitarra y orquesta. Su obra más conocida, la que le dará fama universal y un claro ejemplo de su personal estilo compositivo. A partir de ese estreno mundial,  Joaquín Rodrigo desarrolla una intensa actividad artística, tanto creativa como académica. Adermás, recibió numerosas distinciones y galardones a lo largo de su vida por parte de gobiernos, universidades, academias y otras entidades civiles y musicales de muy diversos países.

En esta frase, el maestro Rodrigo afirma que ‘La inspiración existe, pero no con la frecuencia deseada. Por eso hay que buscarla’.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: