Pancipelao: nuevo restaurante de cocina tradicional española | Puente de Vallecas | Madrid

Pancipelao: nuevo restaurante en Puente de Vallecas

Pancipelao: nuevo restaurante de cocina tradicional española | Puente de Vallecas | Madrid | Logo

En plena crisis, el hostelero Tomás Gutiérrez abre Pancipelao en la calle de la Sierra de Alquife, en el corazón de Puente de Vallecas. Un nuevo restaurante de cocina tradicional española que da trabajo a 11 empleados entre cocina y servicio.

Asimismo, el restaurante y bar Pancipelao supone un rayo de esperanza en estos tiempos postCOVID-19. Ya que el sector ha perdido un 19% del empleo en la comunidad, según estima Hostelería Madrid. Además prevé el cierre del 40% de bares y restaurantes hasta final de año. Y es muy posible que la crisis del sector se lleve más de 350.000 puestos de trabajo en toda España.

Abierto desde el jueves 11 de junio, Pancipelao es uno de los primeros restaurantes nuevos en Madrid tras el estado de alarma. Y, con una superficie de 300 m2, el nuevo restaurante integra barra y 2 salones comedores con capacidad para113 comensales. Además, su terraza cubierta da cabida a otras 136 personas en sus 34 mesas.

Tomás Gutiérrez es el presidente de la asociación empresarial Hostelería Madrid. Y apela a que los empresarios se arriesguen y abran: “tenemos que luchar por el trabajo de los demás. La riqueza se genera creando empleo”. Además, asegura que “la crisis supone un antes y un después debido al cambio de hábitos del público”. Y anticipa una revolución en el sector hostelero, pero mantiene la fe en su recuperación: “a mediados de 2021 volveremos al consumo previo a la crisis.”

Pancipelao: nuevo restaurante en Puente de Vallecas

Pancipelao: nuevo restaurante de cocina tradicional española | Puente de Vallecas | Madrid | Equipo

Así, con Pancipelao, la cocina tradicional española desembarca en Puente de Vallecas. Y hay que destacar que incorpora un cocido madrileño innovador y tradicional, ya que el cocido de Pancipelao se sirve en 4 vuelcos. Pues a los 3 tradicionales -sopa, garbanzos con verduras y viandas- el chef Pepe Filloa añade una croqueta de pringá.

A destacar que este cocido ha sido ratificado como Mejor Nota Media del Club de Amigos del Cocido en sus 30 años de historia. Y se incorporará a la carta miércoles, sábados y domingos a partir de octubre. Y hasta entonces se sirve por encargo.

Asimismo, el carismático cocinero toledano implanta otros platos castizos que vienen de triunfar en La Clave, también regentado por Tomás Gutiérrez. Entre otros, los siguientes:

  • callos a la madrileña,
  • conejo asado y
  • rabo de toro estofado a la cordobesa (Premio al Mejor Menú Mes del Rabo de Toro).

Asimismo, los arroces y los asados son algunas especialidades de una carta con más de 60 referencias. Por ejemplo, 4 tipos de arroces reúnen los sabores del litoral valenciano:

  • la auténtica paella,
  • el arroz negro con sepia,
  • el arroz con conejo y caracoles y
  • el arroz con carabineros.

Sin olvidar el arroz ciego típico del Mar Menor murciano.

Y, de los asados castellanos, destacan la paletilla de lechal y el cochinillo al estilo segoviano.

Los pancipelaos

En otros tiempos de necesidad, los vecinos más desfavorecidos de Bornos (Cádiz) se adentraban a robar en las fincas de los ricos terratenientes del vecino Villamartín. Así, a estos bornichos se les conocía como ‘los pancipelaos’. Y se decía que tenían la panza pelada de arrastrarse por debajo de las vallas.

Ahora, el restaurante Pancipelao rinde homenaje al origen humilde de Tomás Gutiérrez, un bornicho que llegó al barrio de Vallecas en los años 70 del siglo XX.  Y, en palabras del poeta y cantautor extremeño-vallecano Luis Pastor, el barrio madrileño  era entonces un “universo humano de la clase obrera de todas las Españas”. “No teníamos ni días ni noches, trabajábamos 16 y 18 horas al día. Nadie te ayuda a conseguir nada“, afirma el empresario.

Asimismo, el también propietario de La Clave se muestra ilusionado por volver al barrio donde empezó a trabajar como camarero con 19 años. No obstante, en 1975 ya dirigía su primer bar. Aunque afirma que “no vine con mentalidad empresarial, vine a buscarme la vida”. Y ahora está considerado un impulsor de la restauración madrileña. Ya que en 2007 regentaba 16 locales con 240 empleados, entre ellos el legendario Museo Chicote. Y en la actualidad tiene a su cargo 7 establecimientos, 5 de ellos en Vallecas.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: