Venceréis, pero no convenceréis | Miguel de Unamuno

Venceréis, pero no convenceréis | Unamuno

«Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta en esta lucha, razón y derecho. Me parece inútil pediros que penséis en España.»

Miguel de Unamuno

(Bilbao, País Vasco, España, 29 de septiembre de 1864 – Salamanca, Castilla y León, España, 31 de diciembre de 1936)

Escritor, profesor y filósofo.

‘Venceréis, pero no convenceréis’ dijo Miguel de Unamuno a José Millán-Astray. Y el general golpista le gritó ‘¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!’

Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno y Jugo, miembro destacado de la Generación del 98, cultivó diversos géneros literarios. Como novela, teatro, poesía y ensayo. Además, fue rector de la Universidad de Salamanca en 2 ocasiones. La 1ª desde 1901 hasta 1914. Y la 2ª desde 1931 hasta 1936, cuando fue destituido por los golpistas alzados contra la Segunda República Española.

En 1931 fue elegido diputado en las Cortes Constituyentes que redactaron la Constitución Española de 1931. Fue aprobada el 9 de diciembre de ese mismo año. Y estuvo en vigor en España hasta abril de 1939. Sin embargo, en el exilio estuvo vigente hasta 1977.

El principal ensayo filosófico de Unamuno es ‘Del sentimiento trágico de la vida’ (1912). Una profunda incursión en la problemática existencial del hombre contemporáneo. Y donde encontramos la influencia de Søren Kierkegaard y de Ignacio de Loyola, entre otros.

Y entre sus novelas podemos citar 2 como más importantes:

  • ‘Niebla’ (1914). Obra clave de Unamuno que el mismo caracteriza con el nombre de ‘nivola’, para distanciarla de la supuesta forma fija de la novela.
  • ‘Abel Sánchez, una historia de pasión’ (1917). Una exploración moderna y al revés de la historia bíblica de Caín y Abel. Identificados por Unamuno con sus 2 protagonistas: Abel Sánchez y Joaquín Monegro.

‘Venceréis, pero no convenceréis’

En un primer momento, Unamuno apoyo el golpe de estado del 18 de julio de 1936. Sin embargo, el 12 de octubre, en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, el rector se enfrentó en público a José Millán-Astray. Ya que el general golpista había apoyado con entusiasmo y vivas un discurso xenófobo contra Cataluña y el País Vasco. Fue durante el acto de apertura del curso académico que coincidía con la celebración de la Fiesta de la Raza. Además, se daba el caso que el propio rector era vasco y el obispo de Salamanca, allí presente, era catalán.

Más tarde, se atribuyó al entonces rector de la Universidad Helmántica un conciso discurso donde se incluye la frase que citamos hoy aquí. Incluso se dice que el fundador de la Legión llego a amenazarle con su pistola. Tras gritar contra la inteligencia y los intelectuales y a favor de la muerte.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para más información).

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: