Tu sitio de referencia para eventos y noticias de Madrid

El patriotismo es un invento | Miguel Gila

El patriotismo es un invento de las clases poderosas | Miguel Gila
El patriotismo es un invento de las clases poderosas | Miguel Gila

l patriotismo es un invento de las clases poderosas para que las clases inferiores defiendan los intereses de los poderosos

Miguel Gila

Escritor, historietista, actor de cine y caricaturista

[Tetuán (Madrid, España), 12 de marzo de 1919 – Barcelona (Catalunya, España), 13 de julio de 2001]

El patriotismo es un invento de las clases poderosas | Miguel Gila

Miguel Gila Cuesta nació en el barrio madrileño de Tetuán y se crio con sus abuelos en el de Chamberí. Ya que quedo huérfano de padre a temprana edad. A los 13 años tuvo que ponerse a trabajar como pintor de coches, aprendiz de mecánico y fresador.

Al estallar la Guerra Civil Española, se alistó como voluntario en el Quinto Regimiento del Partido Comunista de España (PCE) que mandaba Enrique Líster. En 1938, fue hecho prisionero  y puesto frente a un pelotón de ejecución en El Viso de los Pedroches (Córdoba). Sin embargo, según cuenta él mismo, logró salvar la vida, gracias a que el fusilamiento se produjo al anochecer de un día lluvioso y los integrantes del piquete estaban borrachos. Gila se hizo el muerto y logró sobrevivir. Aunque volvió a ser hecho prisionero y paso por un campo de concentración y diversos penales. Asimismo, al concluir la contienda, tuvo que cumplir 4 años de servicio militar.

Comenzó su trabajo de dibujante de historietas humorísticas en ‘La Exedra’, una revista editada en Salamanca. Más tarde colaboro en ‘La Codorniz’, quizás la más popular revista de humor de la posguerra española. Y ya en las últimos años de la dictadura franquista formó parte de la redacción del semanario humorístico ‘Hermano Lobo’.

Miguel Gila alcanzó el éxito popular en los años 50 gracias a sus colaboraciones radiofónicas y sus celebrados monólogos en teatros y salas de fiesta. Asimismo, participó en cerca de 20 películas, casi todas de esa década. Aunque en papeles secundarios donde reflejaba los estereotipos humorísticos de sus espectáculos. Y que también le sirvieron para protagonizar recordados anuncios en televisión.

En 1968, por razones personales y políticas, fijó su residencia en Buenos Aires (Argentina) y realizó giras por Iberoamérica. Y en 1985 regresó a España de forma definitiva.

Sus monólogos con el teléfono y sus parodias del militarismo fueron muy celebrados y conocidos por varias generaciones de espectadores.

En la frase del domingo en PqHdM, Miguel Gila afirma que «El patriotismo es un invento de las clases poderosas para que las clases inferiores defiendan los intereses de los poderosos».

Descubre más desde Pongamos que Hablo de Madrid

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo