La comunicación y las relaciones | L. L. Zamenhof

La comunicación y las relaciones | L. L. Zamenhof

«La comunicación y las relaciones basadas en un principio neutral eliminarán por lo menos la mayoría de las bestialidades y los crímenes que no son causados ​​por mala voluntad, sino solo por imposiciones y malentendidos mutuos.»

«Komunikado kaj rilatoj bazitaj sur neŭtrala principo forigos almenaŭ plej multajn bestojn kaj krimojn, kiuj ne estas kaŭzitaj de malbona volo, sed nur de reciprokaj trudoj kaj miskomprenoj.»

L. L. Zamenhof

(Białystok, Polonia [entonces Imperio ruso], 15 de diciembre de 1859 – Varsovia, Polonia, 14 de abril de 1917)

Médico oftalmólogo y creador del Esperanto.

La comunicación y las relaciones | L. L. Zamenhof

Nominado 12 veces al Premio Nobel de la Paz, Ludwik Lejzer Zamenhof es el padre del idioma esperanto, una lengua universal, auxiliar y planificada. Y nacida de su sueño juvenil de dar a todos los pueblos de la tierra un medio de comunicación único que rompiera las barreras de los diferentes y discriminatorios lenguajes existentes.

Hay que considerar que el creador del esperanto nació en una Polonia ocupada por rusos y alemanes. Así, por ejemplo, en Bialystok, su ciudad natal, vivían en 1897 un 66% de judíos, un 18% de polacos, un 8% de rusos, un 6% de alemanes y un 2% de bielorrusos. Y cada uno hablaba su propio idioma.

Así, con la formulación del esperanto, Zamenhof pretendía acabar con la violencia racial mediante ‘la comunicación y las relaciones basadas en un principio neutral’.

Fundamento de Esperanto

En 1885, año en que se doctoró en Oftalmología y tras algunas experiencias juveniles, Zamenhof fijó el esperanto tal y como se conoce en la actualidad. Además, sometió su proyecto de ‘lingwe uniwersala’ (lengua universal) a la crítica de los expertos. Y con la promesa de que la perfeccionaría con las mejoras propuestas recibidas. Lo hizo mediante 5 folletos firmados con el pseudónimo de ‘Doktoro Esperanto’ enviados a multitud de revistas, gacetas, sociedades y periódicos europeos en ruso, polaco, francés, alemán e inglés.

Asimismo, Zamenhof proporcionó al esperanto solo lo mínimo: una gramática con 16 reglas y un pequeño diccionario con 917 raíces. Y dejó todo lo demás a la paulatina evolución del idioma. Además, esa tolerancia y simpleza tenía como objetivo permitir que la evolución del esperanto fuera en realidad una tarea colectiva universal. Y lo consiguió haciendo que no pudieran modificarse las 3 obras que recopiló en 1905 bajo el título de ‘Fundamento de Esperanto’ (Fundamento del Esperanto):

  1. ‘Plena Gramatiko’ (Gramática Completa),
  2. ‘Ekzercaro’ (Ejercicios) y
  3. ‘Universala Vortaro’ (Diccionario Universal).

Además, las traducciones al esperanto de Zamenhof de poemas, cuentos y obras clásicos contribuyeron a hacer del este lengua universal una lengua viva.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para más información).

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: