Este mundo sin esencia | Hermann Broch

Este mundo sin esencia | Hermann Broch

«Este mundo sin esencia, mundo sin quietud, este mundo que sólo encuentra y mantiene el equilibrio en la rapidez cada vez mayor, este mundo ha convertido su precipitación en actividad aparente del hombre para arrastrarlo hacia la nada. ¿Existe acaso resignación más profunda que la de una época incapaz de filosofar?.»

Hermann Broch

(Viena, Austria, 1 de noviembre de 1886 – New Haven, Estados Unidos, 30 de mayo de 1951)

Este mundo sin esencia | Hermann Broch

Hermann Broch fue novelista, ensayista, dramaturgo y filósofo. Y destacó por su capacidad para enlazar en sus escritos las más diversas experiencias de su tiempo, colectivas o individuales. Además, dejó tras de sí una larga trayectoria como ensayista y no pocas novelas con las que logró el reconocimiento mundial.

Nacido en el seno de una familia judia acomodada, Broch fue arrestado el mismo día de la anexión nazi de Austria. Sin embargo, logró escapar y se exilió en los Estados Unidos.

Su consagración literaria llego tras la publicación de la importante trilogía ‘Los sonámbulos’ (‘Die Schlafwandler’, 1931-1932):

  1. ‘Pasenow o el Romanticismo’ (‘Pasenow oder die Romantik’),
  2. ‘Esch o la Anarquía’ (‘Esch oder die Anarchie’), y
  3. ‘Huguenau o el Realismo’ (‘Huguenau oder die Sachlichkeit’).

La obra fue concebida como un fresco histórico de la transición del siglo XIX al XX: un recorrido por 30 años de la historia centroeuropea, desde 1888 hasta 1918. Y es uno de los monumentos más esclarecedores de una fe perdida en los poderes de la palabra. Ya que presentaba con ironía y suma complejidad estilística la victoria de las concepciones materialistas sobre los antiguos ideales individualistas. Algo indiscutible en este siglo XXI.

Asimismo, ‘Los sonámbulos’ se ha convertido en uno de los pilares de la literatura europea del siglo XX. Y nos descubre a 3 seres arrojados al incandescente fragor de la historia, incautos defensores de unos valores ya caducos. Así, los 3 protagonistas transitan al final de la obra entre la vida y la muerte. Pasenow en la tragedia del honor imposible. Esch en la búsqueda de un sentido primordial. Huguenau encarnando la lúcida impunidad de los amorales.

El escritor austriaco se lamenta en esta frase de que ‘este mundo sin esencia… ha convertido su precipitación en actividad aparente del hombre para arrastrarlo hacia la nada’.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: