Semana Santa especial | La perla de Carla 2020 | Manuel del Pino | PqHdM

Semana Santa especial | La perla de Carla 2020

Seguro que muchos recordarán el año 2020 y en especial su Semana Santa especial. Así, por el dichoso coronavirus, ni procesiones, ni cofradías en la calle, nada de aglomeraciones. Sólo pelis religiosas en la tele, tan vistosas, eso sí, como cada año.

La policía vigilaba estricta que nadie violara el confinamiento en las calles. Y lo encabezaba, por supuesto, la Policía de Barrio en el centro de Madrid. La agente Carla y el oficial Morales patrullaban a diario, con mascarilla y guantes.

El precioso Viernes Santo, en pleno abril y primavera, la agente Carla vio a un sospechoso en la calle de la Montera. Un prenda lerenda, con voz ronca, gorrilla blanca y la camisa fuera, que iba pidiendo un cigarro por las casas.

Señor -le dijo Carla-, ¿adónde se dirige usted?

El tipo la miró despectivo, como si no creyera aún que hubiese mujeres policías o estuviera imaginando con ella una escena erótica. Qué equivocado estaba. Y salió corriendo.

Carla le persiguió, Montera arriba, hasta la Gran Vía. Morales también lo intentó, pero su barriguita le asfixió pronto. Carla detuvo al prenda, le redujo contra la pared y lo esposó. No llevaba documentos y sólo eso ya era multable. La agente le miró a los ojos para interrogarle.

¿Por qué huías?
¿Ehhh? No, yo no.

Morales se acercó jadeando. Seguro que pensaba: ‘Ya no estoy para estos trotes’. Aunque le faltaban algunos años para la jubilación y tenía varios hijos más esposa.

¿Dónde vives? -preguntó Carla al sospechoso.
Ahhh, que yo no sé nada. Yo no soy.

Morales le sujetó de la solapa y le soltó:

No quieres contestar, ¿eh? ¡A comisaría!

Se lo llevaron calle de la Montera abajo. El tipo intentó huir otra vez, pero Carla no le perdía mano ni ojo a las esposas. Tuvieron que custodiarle mejor entre ambos para que no escapara. Arriba había un cielo radiante primaveral. Y abajo la miseria de siempre.

En la comisaría de Montera 16, los oficiales de turno no le sacaron nada al prenda en el intenso interrogatorio. Era un tipo duro, curtido desde niño en la delincuencia.

Carla prefería darle al coco. Lo estuvo haciendo un rato.

Creo que ya sé lo que intentaba el tío éste -afirmó.
¿El qué? -preguntó Morales-. No me dejes en ascuas.
¿No has pensado una cosa? ¿Cómo se las apañan todos los drogatas durante este confinamiento? En teoría, ellos tampoco pueden salir de casa para comprar dosis.
¿Qué quieres decir? -se rascó la cabeza Morales.
Que este tío estaba buscando su dosis a la desesperada, porque encontrarla estos días se está volviendo cada vez más difícil. El mercado de la droga, ahora es el doble de negro.

Semana Santa especial | La perla de Carla 2020

Nueva entrega semanal, ‘Semana Santa especial’, de ‘La perla de Carla’. La serie satírica-humorística sobre la actualidad de Manuel del Pino para Pongamos que Hablo de Madrid.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para más información).

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: