Copa de daiquiri clásico cubano

Receta de los daiquiris Clásico y Floridita

Ernest Hemingway era un apasionado de los daiquiris 'Floridita' cubanos

Ernest Hemingway era un apasionado de los daiquiris ‘Floridita’ cubanos

Hoy viajamos a Cuba para traer los 2 cócteles cubanos por excelencia: los daiquiris Clásico y Floridita. Y los que más han sabido mantenerse a lo largo del tiempo como los más sencillos y ricos.

El nombre del daiquiri proviene de una playa cercana a Santiago de Cuba y de una mina de hierro en la zona. Este cóctel lo inventó en 1898 Jennings Cox. Un ingeniero estadounidense que trabajaba en esa mina. Y que dio forma a la bebida cuando se le acabó la ginebra y tuvo que atender a unos invitados de su país.

Temeroso de servir ron local a secas, le añadió zumo de limón y azúcar para mejorar su sabor. Poco tiempo después Giacomo Pagliuchi, capitán del ejército libertador de Cuba, se encargó de bautizarlo con el nombre de Daiquiri. Y de llevarlo hasta La Habana.

Por su parte, fue el bar ‘Floridita’ donde se perfeccionó y popularizó de forma definitiva el daiquiri. Y fue Ernest Hemingway, Premio Nobel de Literatura 1954, su principal degustador. Se dice que en una ocasión llegó a beberse hasta 64 daiquiris y que incluso lo llevaba en un termo.

Receta del daiquiri Clásico de Cuba

Cristalería:

  • Copa cocktail

Ingredientes:

  • 4,5 cl. Ron blanco.
  • 2 cl. Zumo de limón.
  • 0,5 cl. Jarabe de azúcar. Preparar hirviendo la misma cantidad de azúcar y agua y dejar enfriar.

Preparación:

  • Se prepara en coctelera.
  • Añadir hielo a la coctelera<./li>
  • Añadir los ingredientes y agitar la coctelera.
  • Colar y servir en la copa previamente refrescada.

Receta del daiquiri ‘Floridita’ (Frozen daiquiri o daiquiri helado)

Ingredientes:

  • Los mismos ingredientes anteriores a los que se adicionan 5 gotas de Marrasquino

Preparación:

  • Se prepara en batidora.
  • Añadir los ingredientes y el hielo.
  • Batir intensamente hasta que quede ‘frappé’.

Vídeo ‘Me muero, me muero’ de Olga Guillot

Es fácil imaginarse a la cantante cubana Olga Guillot, pionera del bolero erótico, cantar a la pasión desbocada con un daiquiri en la mano. Ahí va la recomendación musical para acompañamiento de fondo.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto. Puedes ver la política de cookies de PQHDM en Política de cookies

Cerrar