Si una mujer trata de sostenerse por sí misma | Na Hye-sok

Si una mujer trata de sostenerse | Na Hye-sok

Si una mujer trata de sostenerse por sí misma, sentirá la presión de todos los sectores. Y, si aspira a lograr algo, será criticada por todos.

Na Hye-sok

(Suwon, Corea del Sur, 18 de abril de 1896 – Seúl, Corea del Sur, 10 de diciembre de 1948)

Artista, poeta, escritora, pintora y activista feminista

Si una mujer trata de sostenerse | Na Hye-sok

También conocida por su seudónimo de Jeongwol (‘Luna brillante’), Na Hye-sok demostró tener talento artístico desde muy temprana edad. Y, tras graduarse como una de las mejores de su clase, se licenció en Pintura occidental en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio. Algo impensable para una mujer en la sociedad coreana de principios del siglo XX.

Además, en 1915, se convirtió en la coordinadora principal de la Asociación de Estudiantes Femeninas Coreanas en Japón. Sin embargo, ese mismo año su padre la obligo a volver a Corea para casarla con un miembro de una familia bien establecida. Algo que ella pudo evitar al encontrar un trabajo de profesora de primaria.

Asimismo, en 1919, participó en el Movimiento Samil o Movimiento Primero de Marzo, una corriente de resistencia contra la ocupación japonesa de Corea. Na Hye-sok fue encarcelada durante unos meses y después se casó con su abogado en 1920. A destacar que fue un matrimonio por amor, algo poco frecuente en aquella época en el país asiático. Así, su esposo le prometió dejarla seguir pintando y ella pudo seguir con su carrera artística.

Ese mismo año de 1920, junto con otros escritores y escritoras coreanos, participó en la fundación de la revista literaria ‘P-yeho’. Y también fundaron ese año ‘Sin Yoja’ (Nueva Mujer), la primera revista feminista de Corea.

En 1927 viajó durante 3 años por Europa y América con su marido. Y, aunque no existen pruebas de ello, su marido pidió el divorcio por una supuesta infidelidad. Sin embargo, su diario muestra que hasta finales de la década de 1930 luchó por mantenerse fiel a los roles tradicionales de esposa y madre. Pero fue tachada de ser una mujer que utilizaba sus habilidades artísticas como excusa para sus aventuras sexuales.

A pesar del divorcio y de su mala reputación, Na Hye-sok continuó pintando y, en 1931, ganó un premio especial en la 10ª Exhibición de Arte Joseon. Asimismo, en 1934, publicó el relato ‘Confesión de un divorcio’ en la revista Samcheolli. Y en el mismo hablaba de temas como la desigualdad entre hombres y mujeres según la moral y la tradición coreanas de aquel entonces. Así desafiaba al sistema social patriarcal y a la mentalidad machista imperantes.

Por último, en 1948, Na Hye-sok murió sola en un hospital para mendigos de Seúl. No obstante, su recuerdo perdura en Corea del Sur que ha reconocido sus logros en el arte y la literatura. Y, en el 2000, el Seoul Arts Center presentó una exposición retrospectiva de sus obras.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto. Puedes ver la política de cookies de PQHDM en Política de cookies

Cerrar