Hitler pide trabajo | La perla de Carla 2020 | Manuel del Pino | PqHdM

Hitler pide trabajo | La Perla de Carla 2020

Carla volvió a soñar con el nazi bajito del bigotito. Y de nuevo el sueño era gracioso. Ella lo achacaba a la crisis del COVID-19 ue los tenía a todos revueltos. Como con los anteriores, lo escribió en su cuaderno nada más despertar. A este le tituló ‘Hitler pide trabajo’.

El pobre Adolf tuvo que buscar en Argentina un trabajo para vivir. A los 56 años, una edad tan difícil, se enfrentó al reto de empezar de cero y de mantener entrevistas de trabajo.

Primero intentó ser dependiente de grandes almacenes.

¿En qué ha trabajado usted antes? -le preguntó el entrevistador.
Pues yo… Fui líder de un partido político.
Interesante. Significa que es usted una persona con iniciativa, con capacidad de liderazgo, de trabajar en equipo y de motivar a los demás.

Sin embargo, al entrevistador le mosqueaban la edad y las formas del aspirante.

¿No trae su currículum vitae?

¿Y qué iba a poner en su currículum?:

  • ¿’Desencadené la Segunda Guerra Mundial’?
  • ¿’Responsable del Holocausto’?
  • ¿’Invadí Europa’?

¿Por qué dejó su anterior empleo?
Se puede decir que perdí la guerra -repuso Adolf.
No se preocupe. Todos perdemos guerras en esta vida. Bienvenido a la mayor cadena de hipermercados argentina, obra del gran capitalista judío Simón Moisés.
¡Arghhh! Perdone, me siento muy indispuesto.

Y Hitler salió zumbando de allí. Adiós al trabajo.

En otra ocasión, en una sastrería, el encargado era negro. Adolf se dio la vuelta antes de sentarse frente a él y se largó.

¿A este aspirante qué le pasa? -dijo el encargado-. ¿No quiere el trabajo?

Otra vez lo intentó en una tienda de cosméticos cuyo dueño era ‘gay’ .

¿Por qué desea usted trabajar con nosotros? -le preguntó con mucha pluma.
¡Brrr!

Hitler casi atravesó la puerta sin despedirse, para salir a la calle.

Incluso llegó a pedir trabajo de friegaplatos en un bar. La dueña era una mujer obesa, fumadora y malhumorada.

¿Pero qué le está pasando a este mundo? ─se dijo Adolf otra vez en la calle.
¿Desde cuándo se pone a una mujer a dirigir un negocio?

Así que decidió volver a su ocupación juvenil. Y pintaba postales para luego venderlas en las calles de Buenos Aires por unos centavos.

Un día, se le acercó un marchante de arte y le dijo:

He visto sus pinturas. Usted es un genio. Yo le haré rico y famoso.

Era el más importante marchante de arte de la capital argentina. Un judío ultraortodoxo, con traje negro, sombrero negro y largos tirabuzones negros.

Adolf, que estaba tan muerto de hambre como de joven, le dijo:

Me conformo con que me compre usted un bocadillo.

Hitler pide trabajo | La Perla de Carla 2020

Nueva entrega semanal, ‘Hitler pide trabajo’, donde la protagonista de la serie  ‘La perla de Carla’, vuelve a sus sueños humorísticos sobre el líder nazi alemán.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto. Puedes ver la política de cookies de PQHDM en Política de cookies

Cerrar