Hitler pide trabajo | La perla de Carla 2020 | Manuel del Pino | PqHdM

Hitler pide trabajo | La Perla de Carla 2020

Carla volvió a soñar con el nazi bajito del bigotito. Y de nuevo el sueño era gracioso. Ella lo achacaba a la crisis del COVID-19 ue los tenía a todos revueltos. Como con los anteriores, lo escribió en su cuaderno nada más despertar. A este le tituló ‘Hitler pide trabajo’.

El pobre Adolf tuvo que buscar en Argentina un trabajo para vivir. A los 56 años, una edad tan difícil, se enfrentó al reto de empezar de cero y de mantener entrevistas de trabajo.

Primero intentó ser dependiente de grandes almacenes.

¿En qué ha trabajado usted antes? -le preguntó el entrevistador.
Pues yo… Fui líder de un partido político.
Interesante. Significa que es usted una persona con iniciativa, con capacidad de liderazgo, de trabajar en equipo y de motivar a los demás.

Sin embargo, al entrevistador le mosqueaban la edad y las formas del aspirante.

¿No trae su currículum vitae?

¿Y qué iba a poner en su currículum?:

  • ¿’Desencadené la Segunda Guerra Mundial’?
  • ¿’Responsable del Holocausto’?
  • ¿’Invadí Europa’?

¿Por qué dejó su anterior empleo?
Se puede decir que perdí la guerra -repuso Adolf.
No se preocupe. Todos perdemos guerras en esta vida. Bienvenido a la mayor cadena de hipermercados argentina, obra del gran capitalista judío Simón Moisés.
¡Arghhh! Perdone, me siento muy indispuesto.

Y Hitler salió zumbando de allí. Adiós al trabajo.

En otra ocasión, en una sastrería, el encargado era negro. Adolf se dio la vuelta antes de sentarse frente a él y se largó.

¿A este aspirante qué le pasa? -dijo el encargado-. ¿No quiere el trabajo?

Otra vez lo intentó en una tienda de cosméticos cuyo dueño era ‘gay’ .

¿Por qué desea usted trabajar con nosotros? -le preguntó con mucha pluma.
¡Brrr!

Hitler casi atravesó la puerta sin despedirse, para salir a la calle.

Incluso llegó a pedir trabajo de friegaplatos en un bar. La dueña era una mujer obesa, fumadora y malhumorada.

¿Pero qué le está pasando a este mundo? ─se dijo Adolf otra vez en la calle.
¿Desde cuándo se pone a una mujer a dirigir un negocio?

Así que decidió volver a su ocupación juvenil. Y pintaba postales para luego venderlas en las calles de Buenos Aires por unos centavos.

Un día, se le acercó un marchante de arte y le dijo:

He visto sus pinturas. Usted es un genio. Yo le haré rico y famoso.

Era el más importante marchante de arte de la capital argentina. Un judío ultraortodoxo, con traje negro, sombrero negro y largos tirabuzones negros.

Adolf, que estaba tan muerto de hambre como de joven, le dijo:

Me conformo con que me compre usted un bocadillo.

Hitler pide trabajo | La Perla de Carla 2020

Nueva entrega semanal, ‘Hitler pide trabajo’, donde la protagonista de la serie  ‘La perla de Carla’, vuelve a sus sueños humorísticos sobre el líder nazi alemán.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies (pincha el enlace para más información).

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: