La historia la siguen escribiendo los hombres | María Goyri

La historia la siguen escribiendo los hombres | María Goyri

¡Cómo se nota que la historia la siguen escribiendo los hombres!

María Goyri

(Madrid, España, 29 de agosto de 1873 – Ibídem, 28 de noviembre de 1954)

Lingüista, historiadora, filósofa, crítica literaria y pedagoga

La historia la siguen escribiendo los hombres | María Goyri

La madrileña María Amalia Vicenta Goyri fue la 2ª mujer estudiante oficial de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid. Así como la 1ª la primera mujer en obtener una licenciatura en España (Filosofía y Letras, 1896) y la 1ª en doctorarse en una universidad española en 1909. Aunque no se permitió a las mujeres acceder como alumnas oficiales a la universidad hasta 1910.

A este respecto, su sobrina Maria Teresa Leon Goyri, poeta y ompañera de Rafael Alberti, relata que:

“cuando María Goyri apareció en la puerta de la universidad para dar su primera clase, un portero estaba esperándola. Le condujo, ante la sorpresa de los estudiantes, hasta la sala de profesores. Allá el decano de Filosofía y Letras se acercó ceremoniosamente a la muchacha. ‘Señorita, quedará usted aquí hasta la hora de clase. Yo vendré a recogerla’. Cerró con llave y se fue a sus ocupaciones. Cuando sonó la campana el profesor regresó, abrió el encierro y, ofreciéndole el brazo, le hizo caminar lentamente entre dos filas de estudiantes que, entre asombrados e irónicos, veían la irrupción de la igualdad de los sexos instalada en su universidad“.

Alumna de Ramón Menéndez Pidal en la Escuela de Estudios Superiores del Ateneo, se casó con él en 1900. Celebraron su viaje de novios por los pueblos del alto Duero siguiendo la Ruta del Cid  y recogiendo versiones de romances hispánicos de tradición oral.

María Goyri dedicó toda su vida a la investigación de lo relacionado con la filología y con la historia. Y, junto a su notable esposo, hizo inventario de las diferentes versiones de transmisión oral del romancero hispánico, que hoy se custodian en el Archivo del Romancero de la Fundación Ramón Menéndez Pidal.

Persona de gran talento

En un informe emitido desde Segovia a la Junta de Defensa Nacional en 1937 por un enfervorecido católico, integrista y franquista decía de ella, incluso sin llamarla por su nombre, que:

“MENÉNDEZ PIDAL, Señora de: Persona de gran talento, de gran cultura, de una energía extraordinaria, que ha pervertido a su marido y a sus hijos; muy persuasiva y de las personas más peligrosas de España. Es sin duda una de las raíces más robustas de la revolución”.

Al acabar la Guerra CIvil Española, el Instituto Escuela y todas los centros docentes relacionados con la Junta para Ampliación de Estudios, de ideas liberales y educación mixta, fueron prohibidos. Y a los educadores, pedagogos y maestros se les prohibió ejercer la enseñanza.

Sin embargo, fue directora del Colegio Estudio, instalado en un chalet de la calle de Oquendo del distrito de Chamartín de Madrid. Y fundado por su hija Jimena Menéndez-Pidal Goyri, Carmen García del Diestro y Ángeles Gasset de las Morenas.

La frase de María Goyri que hoy reproducimos en PqHdM, “¡Cómo se nota que la historia la siguen escribiendo los hombres!”, es una apostilla suya en una hoja suelta de unos apuntes de Ramón Menéndez Pidal con observaciones críticas y muy desfavorables para la reina Juana I de Castilla.




No hay comentarios

Añadir más

Deja tu opinión | ¡Nos interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: